¿Y dónde quedó mi quincena?

¿Y dónde quedó mi quincena?

Por Roberto Aguilar / @robertoah

Enojo, frustración, dudas y temor son algunos de los sentimientos que despertaron a la gran mayoría de los usuarios de servicios bancarios los problemas del sistema de pagos que administra el Banco de México para poder realizar en minutos transferencias de una institución a otra o bien mediante el cual recibes la quincena en tu cuenta, y aunque todas las instancias, es decir las autoridades, los bancos e incluso la Condusef aseguran que el dinero de todos los clientes estuvo a salvo porque una cosa es que desaparezca el dinero por arte de magia y otra es que tarde más de lo normal para que puedas disponer de tu propio dinero en las ventanillas bancarias, cajeros e incluso pagos de servicios o consumos que se conocen genéricamente como domiciliación, y por eso no se reporta ninguna queja por falta de dinero en las cuentas de los usuarios.

Y no, no es justificación y menos defensa de los bancos o del Banco de México sino más bien ayudar a diferenciar los problemas entre los usuarios por fraude en los servicios de banca en línea, que siguen subiendo en México, y otro los que surgieron entre la red que se conoce como Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios o SPEI donde se conectan todos los bancos.

Fueron días intensos de mensajes para bajar la preocupación de muchos clientes que en algunos casos atribuyeron al SPEI cualquier problema con sus cuentas o servicios bancarios, aunque no tuviese ninguna relación, pero además explicaciones básicas del funcionamiento de la red de pagos que realmente cambió la manera de realizar operaciones bancarias y en muchos de los casos eliminó las largas filas en las sucursales bancarias, y cuya confianza y seguridad era cuestionada. Pero lo más relevante es que la comunicación siempre fue muy cuidadosa para evitar que se generara pánico entre la población lo que sí hubiera generado un problema muy grande al sistema bancario que incluso hubiera colapsado. ¿Se imaginan a todos los clientes queriendo sacar al mismo tiempo todo su dinero?

Pero hay que reconocer que en cuestión de días, una semana para ser más precios, bajó considerablemente la temperatura del tema de los ataques cibernéticos al sistema de pagos que según cifras oficiales sumó 300 millones de pesos, y las principales secuelas siguen siendo en lentitud de algunos traspasos entre bancos, pero lo interesante es que conforme avanzan las investigaciones comienza a salir a la luz que los ataques no son tan nuevos como se pensaba y que hay otros bancos comerciales que habrían sido víctimas de robo de recursos incluso instituciones del gobierno. Pero reitero que no hubo ninguna afectación a los recursos de los clientes de la banca.

Y si bien este tema habría enfrentado al Banco de México que administra el SPEI y los bancos que se conectan, un gran reto ahora es cómo evitar que se repita una práctica que cada vez es más frecuente en todo el mundo. Los expertos recomiendan que todos los involucrados, incluyendo las autoridades, se coordinen para trabajar anticipadamente y de manera preventiva para no sólo reaccionar cuando salten los problemas, nuevos métodos para monitorear los sistemas y terceros o sea a los proveedores, y no para eliminar el riesgo porque eso no es posible pero sí minimizarlo hasta donde sea posible.

¿Y nosotros como clientes qué podemos hacer? En primera conocer las diversas modalidades de fraude para saber qué hacer y tomar medidas para proteger toda la información sensible de las cuentas o claves que la delincuencia trata de conseguir mediante correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas telefónicas e incluso en redes sociales.

No es exageración, pero nosotros podemos, y debemos, ayudar a combatir la ciberdelincuencia antes de que no sepamos dónde quedó la bolita, perdón la quincena.

Temas relacionados

Banca Digital

Conoce cómo cuidar tus datos bancarios

Ver

Banca Digital

Te conviene domiciliar tus pagos

Ver

Banca Digital

La banca móvil: un reto para la Educación Financie...

Ver