Los retos financieros de tener pareja

Los retos financieros de tener pareja

Las parejas han cambiado conforme ha avanzado el tiempo. Ahora, es común en entornos urbanos que las mujeres (25% más) se quedan solteras después de los 23 años y el 44% de los hombres no se hayan casado a los 33 años.

Sin embargo, lo que no cambia es la relación de las parejas con el dinero. Los retos financieros de tener pareja son un factor importante y la falta de capital apunta a problemas en las que adquiere un papel negativo en la relación de pareja.

Compartir la vida, ¿compartir gastos?

Cuando una pareja decide compartir su vida enfrenta el reto de compatibilizar la ideología que tienen alrededor del tema del dinero y los gastos. Según un estudio llamado "Credit Scores and Committed Relationships (calificación crediticia y relaciones duraderas)", existe un vínculo entre el score crediticio y la duración de las relaciones.

Es probable que la relación no sea del todo obvia, pero el buen manejo del dinero es fundamental para la vida en pareja, pues ese estudio establece que el historial crediticio está correlacionado con la probabilidad de sostener una relación con cualidades como el compromiso y la organización.

Los retos financieros de tener pareja:

1. Hablar sobre el dinero

Desde luego que no es un tema sencillo, pero es necesario analizar la estrategia que se debe seguir para organizarse y saber cómo empatar los gastos y los proyectos individuales respetando la proporción de los ingresos de cada uno. Tal y como sucede en otros temas de la vida en pareja, ser claros en cuanto a las finanzas es clave para una relación estable.

2. Piensen bien antes de endeudarse juntos

Sea cual sea la situación hay que analizarla con objetividad. Es común que las parejas, planeen juntos y se endeuden juntos. Una deuda conjunta implica que ambos tienen responsabilidad para pagarla y por eso deben elaborar un plan para saldarla lo antes posible y así, evitar que los intereses golpeen las metas financieras comunes.

3. Equidad, ahorro y emergencias

  • Para compartir gastos se puede repartir la carga equitativamente sin que ello signifique dividir las cuentas a la mitad; Más bien nos referimos a que los gastos se repartan proporcionalmente al ingreso de cada uno.
  • El ahorro en pareja resulta estimulante cuando existe una meta en común. Hablen sobre el plan de ahorro para alcanzar los objetivos planteados, los pasos a seguir y establezcan los tiempos en los llevarán a cabo esas metas.
  • Las situaciones imprevistas se deben de tomar en cuenta en la vida en pareja, por eso lo ideal es incluir en los gastos un fondo de emergencias, así es fácil afrontarlas.