5 tips para la cena de fin de año y cuidar tus finanzas

5 tips para la cena de fin de año y cuidar tus finanzas

La cena de fin de año es evento característico para pasar tiempo con los familiares y amigos más cercanos. Cuando visualizamos un año nuevo, nos llenamos de propósitos y buscamos también celebrar los logros y sucesos importantes dentro del año que está por terminar.  

Esta cena es el momento perfecto para celebrar y compartir para comenzar el próximo año lleno de energía y con mucho ánimo. Sin embargo, reunir a los seres queridos puede ser un reto y lograr ejecutar este evento sin que tenga consecuencias en tu bolsillo representa un reto casi superior. 

Aquí te dejamos 5 tips para que tu cena de fin de año no te salga en un ojo de la cara: 

1. Define tu lista de invitados y confirma su asistencia

Primero que nada, es importante definir una lista de invitados para poder calcular cuánto y qué necesitas comprar para la cena. No es necesario enviar una tarjeta o invitación navideña. En vez de gastar papel y dinero, crea un evento en Facebook o un grupo de WhatsApp para confirmar la asistencia de tus invitados.

2. Establece tu presupuesto

Este paso es clave para lograr el objetivo: ahorrar lo más posible. Ya teniendo la lista de invitados confirmados, es importante fijar el menú, las bebidas y los complementos adicionales que utilizaras para el festejo. Es decir, si quieres poner algún tipo de decoración o arreglo en la mesa o en alguna parte de la casa. 

De esta manera podrás elaborar un presupuesto estimado y tendrás tiempo para modificar tu menú y elegir opciones más económicas. Saber exactamente lo que necesitas comprar para tu cena, evitará que te distraigas y compres cosas innecesarias en el camino. 

Además de que estarás menos estresado y evitarás terminar comprando cosas que probablemente no uses ese día. Lo importante es que uses el presupuesto de guía y que no te salgas de él por ningún motivo. 

3. Busca ofertas 

Busca en internet ofertas en los distintos sitios web de los supermercados. Separa un espacio de tiempo para dedicarle a la búsqueda y encontrar los mejores precios. Es importante comparar antes de comprar cualquier cosa. Por ejemplo, la Profeco tiene un portal llamado "Quién es quién en los precios" que te permite ver costos de productos en distintos establecimientos.

Otra opción es que hagas una búsqueda tradicional y visites tus tiendas de autoservicio más cercanas, aunque esto te tomará un poco más tiempo. También es importante que cheques qué ingredientes ya tienes en tu despensa, muchas veces nos olvidamos de lo que hay en la cocina y compramos doble ¡evítalo! 

4. Compra antes de diciembre

Diciembre es por excelencia un mes muy caro puesto que todo mundo está buscando las mejores ofertas. Seguramente hay muchas cosas de tu lista que necesitarás comprar frescas, pero no tendrás problemas en comprar las bebidas, los enlatados y algunos dulces con anticipación.  

Así podrás evitar gastos elevados en productos cotidianos que sabes que tienen un precio excesivo. Entre más tiempo tengas y más organizado estés, tus gastos estarán mucho más controlados. Si tienes la oportunidad de comprar con tiempo, asegúrate de ir tachando en tu lista las cosas que ya tienes para que no se te olvide.  

5. Pide ayuda a tus invitados

Esta época es perfecta para compartir, no tengas miedos en pedirle a tus invitados que colaboren en la preparación del evento. Además de que se sentirán útiles y pueden aportar ideas que a ti no se te habían ocurrido, alivianan muchos de los gastos que se presentan. Pueden encargarse del postre o llevar alguna bebida, entre todos se logrará un menú más completo.  

Con estos tips puedes olvidarte de la preocupación de la cena de fin de año y dedicarte a disfrutar lo que es importante: el tiempo con tus familiares y amigos. 

Además de lo anterior, recuerdo que siempre es posible tener algún invitado que falla o que come menos de lo calculado, ¡no te preocupes! Generalmente todo lo que se consume en la cena se puede refrigerar o congelar si necesitas más tiempo.  El famoso "recalentado" es la excusa perfecta para volver a reunirse con la familia y para darle un toque distinto al platillo de la noche anterior.